El ocaso del Septentrión

Dragón vs águila

El ocaso del Septentrión


Cunde la noche terrestre,
y oscurece en Septentrión.
Amanece desde el Este,
se enciende el fuego del Sol.
Sigue girando la Tierra,
en su epílogo veloz.
El planeta no es más verde,
toma el color del “Dragón”.
Los pudientes son potentes,
mas, no alcanza cuántos son,
pues los pobres, por millones,
capturan toda nación.
Desde el vientre del abismo
resucita una legión.
Los misiles, ya no ocultos,
iluminan en fisión.

La balanza del poder
hacia el naciente se inclina.
Y se diezma al ajedrez
con racismo, odio, ira.
Cuesta entender las palabras,
cuesta leerlas, decirlas.
Blanco y negro ya no cuentan
en la existencia amarilla.
Con el duro puño izquierdo
duros edictos se firman.
La crueldad dictatorial
es peste que se confirma.
La potestad capital
ya no es la gran mentira.
La brutal autoridad
es aire que se respira.

Los de arriba, ahora abajo
clamarán a un nuevo dios.
Su dios de papel ha muerto,
y otro surge en gestación.
Desde el vientre del abismo
va asomando Meridión.
¡He aquí! ¡Llegó el ocaso!
¡Ha caído Septentrión!

Rubén Sada – 06-05-2013

Más sobre este tema:

EL DESPERTAR DEL DRAGÓN

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/el-ocaso-del-septentrion.html

Anuncios

21 de JUNIO

amor_invierno
Amor en invierno

21 de JUNIO

 
¿Sabés por qué me gusta el invierno? 
Porque me hace recordar los viejos tiempos 
en los que íbamos de la mano bajo el cielo 
sin importar si era celeste, gris o negro. 

Si a algunos no les gusta los comprendo 
No tienen el fuego que llevamos dentro. 
Tal vez prefieren pasarla de paseo 
aguantando el calor de los infiernos. 

¿Sabes por qué me gusta el invierno? 
Porque tengo como aliado al viento 
que transporta hasta ti todos mis besos 
aunque de a ratos me halle un poco lejos. 

¿Sabés por qué me gusta este solsticio? 
Porque escapamos juntos del bullicio, 
para disfrutar lo que se nos hizo un vicio, 
sin tabúes ni vergüenza ni prejuicio. 

Amor, prefiero mil veces el invierno, 
porque yo soy la estufa de tu cuerpo, 
que se refugia en el nido de tu pecho 
y el que calienta todos tus deseos. 

¿Sabés por qué me gusta este período? 
Porque nos damos un amor recíproco, 
para no enfermar es el mejor antídoto, 
y nuestros cuerpos bailan al unísono. 

El veintiuno de junio es el invierno, 
el veintiuno de junio lo festejo, 
porque es la noche más larga del año 
y habrá un minuto más para amarnos. 
 
★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★

Copyright Rubén Sada 2006-2013. 12-06-2007

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★

BALANCE POSITIVO (Soneto para el amor en la tercera edad)

abuelos, amor, tercera edad,
 

BALANCE POSITIVO 

Si en nuestras vidas hacemos un balance
que evaluar felicidad nos lo permita,
conservamos nuestra alforja bien llenita
de mucho amor, ternura y buen romance.

Pues superamos problemas y percances,
y no hubo nada que al rencor admita,
hemos vivido una satisfacción bendita
aún durante épocas de feo trance.

Pues en ambos, reinó siempre el coraje
de enfrentarnos a los vientos agresivos,
sin querer nunca abandonar el viaje.

Y haciendo hoy un examen exhaustivo:
un beneficio fue este aprendizaje,
por lo que creo que el balance es positivo.

Autor: © RUBÉN SADA, 06-03-2009

COMO HERMANAS GEMELAS (Poema romántico de Rubén Sada)

mujer noche



COMO HERMANAS GEMELAS

Dime por qué te pareces, te pareces tanto a ella,
ambas son tan hermosas e increíblemente bellas.
Son como flor y rosa, son como playa y arena,
son semejantes en todo, son como hermanas gemelas.

Dime qué misterios tienes que te pareces a ella,
con tu magia, con tu embrujo, influjos de los planetas.
Eres de piel tan oscura, pero suavemente tersa,
un mar de tranquilidad, y cada tanto hay tormenta.

En ambas hallo cobijo, el refugio en mi planeta.
Ambas son mi solaz, y el descanso que me alegra.
Ambas son mi escrondrijo, la paz después de la guerra,
después de mi trajinar luchando contra la bestia.

Y regreso siempre a casa, pues sé que las dos me esperan
con su pasión por mi almohada, y el desvelo de un poeta.
Son como hermanas gemelas, y entre ustedes no se celan.
Con las dos me acuesto a diario y las abrazo de cerca.

Dime por qué el parecido te asemeja tanto a ella,
tan mías pero tan frías, y me hacen ver las estrellas.
Con las dos me regocijo hasta la embriaguez plena.
Ambas me han dado hijos, bendición de mi existencia.

A las dos las necesito, aunque sean mi condena,
so pena se me declare un muerto por abstinencia.
¡Respóndeme esta pregunta antes de que amanezca!
Dime por qué, “noche amada”, te pareces tanto a ella.

Copyright © Rubén Sada. 23/10/2011

http://rubensada.blogspot.com/2013/05/como-hermanas-gemelas-poema-romantico.html