SETENTA BALCONES Y NINGUNA FLOR

Setenta balcones y ninguna flor

SETENTA BALCONES Y NINGUNA FLOR

Setenta balcones hay en esta casa,
setenta balcones y ninguna flor.
A sus habitantes, Señor, ¿qué les pasa?
¿Odian el perfume? ¿odian el color?

La piedra desnuda de tristeza agobia…
¡dan una tristeza los negros balcones!
¿No hay en esta casa una niña novia?
¿No hay algún poeta lleno de ilusiones?

¿Ninguno desea ver tras los cristales
una diminuta copia de jardín?
¿En la piedra blanca trepar los rosales,
en los hierros negros abrirse un jazmín?

Si no aman las plantas no amarán el ave,
no sabrán de música, de rimas, de amor.
Nunca se oirá un beso, jamás se oirá un clave…
¡Setenta balcones y ninguna flor!

Autor: Baldomero Fernández Moreno

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/setenta-balcones-y-ninguna-flor.html

Anuncios

MUCHACHA HOJA DE PAPEL

muchacha hoja de papel, dibujando mujer


MUCHACHA HOJA DE PAPEL

Muchacha, ojos de papel, ¿adónde vas?
Muchacha pequeños pies, no corras más, quédate hasta el alba.
Muchacha piel de rayón, no corras más, tu tiempo es hoy…
Muchacha pechos de miel, no corras más, quédate hasta el día…
Y no hables más, muchacha corazón de tiza, cuando todo duerma te robaré un color. 
Luis Alberto Spinetta (Argentina)



Me gusta porque es “ella”. Porque ella es como “ella”.
Me gusta esa muchacha, la hoja de papel.
Su piel texturizada tiene luna y estrellas,
es delgada y flexible, tez blanca de papel.

Es suave y delicada, mi pulso la estremece,
cuando yo la acaricio con mi enhiesto crayón.
Dibujo un corazón y el impulso le crece,
y le hago cosquillitas en su piel de rayón.

Le cuento fantasías, mis sueños más sentidos,
y poesías vienen; ella me hace desear…
Su curvada armonía acelera mis latidos.
Mis manos la sostienen, dispuestas a volar.

Su tiempo será hoy, y sin caerse al suelo
como caen las hojas del árbol otoñal.
Le esbozaré florestas de primavera y cielos
dibujando el amor, así no corre más.

Ella todo me escucha, llega a ser panacea
mil efluvios en versos le puedo derramar.
Absorbe mi alegría registrando mis penas,
es volátil y libre, como el viento y el mar.

Educa, alfabetiza doquiera que haya niños,
yo puedo comprenderla pintándole un color,
y acaso pueda amarla, mostrarle mi cariño,
más que a una bella perla que tiene gran valor.

Me gusta esa muchacha, la hoja de papel,
de sonrisas alegres y ambos pechos de miel.
Me gusta esa muchacha, la hoja de papel,
pues es tan tierna y frágil… Es como tú, mujer.
©Rubén Sada – 31/01/2013

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/muchacha-hoja-de-papel.html

MÁGICO VALLE (Soneto de Rubén Sada

mágico valle

 

MÁGICO VALLE

 

Tu hermoso corazón está hundido
en el medio del valle de la magia.
Y hoy voy a cometer antropofagia,
y comerme con besos sus latidos.

 

Ese mágico sitio, ese nido,
en el que escondes íntimos secretos,
me tiene medio loco, medio inquieto,
me tiene trastornado, poseído.

 

Porque no existen senos tan mullidos,
como ese valle mágico, que acuna
a un niño-hombre desde que ha nacido.

 

En él, buscará inmensa fortuna:
cariño, amor, placer, refugio, olvido…
Posee más encanto que la Luna.

 

©Rubén Sada – 17-02-2010

 

 

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/magico-valle.html

ENCANTADORAMENTE FEMENINA

MUJER_POEMA


ENCANTADORAMENTE FEMENINA

“La magia de tu encanto alumbra mi pesar,
si florece el llanto en las sombras de mi andar.”
La compañera – Oscar “Cacho” Valles.

Estás regia, encantadora, bella compañera mía,
como preciosa poesía en la fantástica aurora.
El brillo de tus encantos ilumina mis pesares,
perfumando de azahares al sol con que me levanto.

Te diré qué me enamora al mirarte aquí halagada,
tu cinturita de hada y la silueta que se forma.
Y tu voz de caramelo, tan alegre sinfonía,
me hace entrar en sintonía con tu piel de terciopelo.

Tus facciones femeninas son lo que más deseo,
y cuanto más yo te veo, más te descubro divina.
Y esas uñas de felina tan cuidadas en tus dedos,
me hacen saber que puedo tomar tus manos tan finas.

Pintadas de color rojo están las uñas de tus pies,
y en tu mejilla y la sien tu hermoso tono sonrojo. 
La paz que hay en tus ojos, tu boca néctar de miel,
la tersura de tu piel que acaricio con antojos.

Pero el encanto termina, y el llanto de los quehaceres
es rutina que aglutina, en vez del placer, deberes.
¡Qué lástima! Mi pesar ha tornado viento en popa,
cuando volviste a accionar el botón del lavarropas.

Copyright © Rubén Sada. Publicado en el libro “Octonarios

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/encantadoramente-femenina.html

LA CIGÜEÑA ESTÁ EN PARÍS

ciguena_paris
 
 
LA CIGÜEÑA ESTÁ EN PARÍS
 
 “Siempre te están esperando, allá en el barrio feliz.
Pero siempre está nevando sobre tu sueño en París.”
“La que murió en París” H.P.Blomberg.
 

Qué triste está la cigüeña
pues no pudo despegar,
mientras una madre sueña,
una cunita estrenar.

Qué triste está una mamá
que en tener hijos se empeña,
y no sabe si vendrá,
desde París la cigüeña.

Y ese bonito bebé
tal vez llega desde lejos,
para cuidar a sus papis
cuando sean éstos viejos…

Pero… tarda, ¿qué pasó?
¿habrá muchos nacimientos?
¿O habrá caído en el mar,
de tanto cargar el peso?

¿Tal vez ha llovido allá,
o nevó, o hay mucho viento?
¿Por qué no puede volar,
y se tarda tanto tiempo?

Ya imagina sus ojitos,
sus manitos, su nariz,
si es varón será doctor,
si es nena será actriz.

Y en espera todo el barrio,
que desde un bello país,
venga el ave del milagro
con un regalo al vivir.

Pero siguen esperando
allá en el barrio feliz,
porque siempre está nevando
sobre su sueño en París.

© Rubén Sada. 11 de Marzo de 2011


http://rubensada.blogspot.com/2013/06/la-ciguena-esta-en-paris.html

21 de JUNIO

amor_invierno
Amor en invierno

21 de JUNIO

 
¿Sabés por qué me gusta el invierno? 
Porque me hace recordar los viejos tiempos 
en los que íbamos de la mano bajo el cielo 
sin importar si era celeste, gris o negro. 

Si a algunos no les gusta los comprendo 
No tienen el fuego que llevamos dentro. 
Tal vez prefieren pasarla de paseo 
aguantando el calor de los infiernos. 

¿Sabes por qué me gusta el invierno? 
Porque tengo como aliado al viento 
que transporta hasta ti todos mis besos 
aunque de a ratos me halle un poco lejos. 

¿Sabés por qué me gusta este solsticio? 
Porque escapamos juntos del bullicio, 
para disfrutar lo que se nos hizo un vicio, 
sin tabúes ni vergüenza ni prejuicio. 

Amor, prefiero mil veces el invierno, 
porque yo soy la estufa de tu cuerpo, 
que se refugia en el nido de tu pecho 
y el que calienta todos tus deseos. 

¿Sabés por qué me gusta este período? 
Porque nos damos un amor recíproco, 
para no enfermar es el mejor antídoto, 
y nuestros cuerpos bailan al unísono. 

El veintiuno de junio es el invierno, 
el veintiuno de junio lo festejo, 
porque es la noche más larga del año 
y habrá un minuto más para amarnos. 
 
★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★

Copyright Rubén Sada 2006-2013. 12-06-2007

★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★☆★

Si un beso le doy, pecado no ha de ser

poesía amor, besos, poema romántico, rubén sada,
“Si un beso le doy, pecado no ha de ser.”
 
“Si un beso le doy, pecado no ha de ser”
“Quedémonos aquí” de Homero Expósito

Pecado no ha de ser aceptar besos,
ni darlos, un daño a quien se ofrendan.
Contactos que con cariño emprendas
tendrán que calmar labios sedientos.

Pecado no es que un fósforo se encienda,
cuando es que necesitas lumbre y fuego,
pero éste se transforma en un incendio
cuando hay en el alma algo que prenda.

Si no sabes besar, mejor que aprendas,
y vayas midiendo tus progresos.
Si hay piel, surgirá gran embeleso,
tu comunicación será estupenda.

Si es que habla sin voz traviesa lengua,
hipnótico es el roce de dos cuerpos,
y pierde sus razones el cerebro
buscando liberarse de las riendas.

Mas, pon el corazón en buena senda,
pues Judas, también regaló un beso,
un beso de traición y de tropiezo,
con el que comenzó una gran contienda.

Cuando veas que alguien te interesa,
y comiences a compartir su afecto,
abrazarle y besarle es lo correcto:
No pienses que es pecado, ¡sólo besa!

© Rubén Sada. 14-01-2011

http://rubensada.blogspot.com/2013/06/si-un-beso-le-doy-pecado-no-ha-de-ser.html