MI PADRE de Juan de Dios Peza (Poemas Día del Padre)

poema día del padre

MI PADRE

Yo tengo en el hogar un soberano
único a quien venera el alma mía;
es su corona de cabello cano,
la honra es su ley y la virtud su guía.

En lentas horas de miseria y duelo,
lleno de firme y varonil constancia,
guarda la fe con que me habló del cielo
en las horas primeras de mi infancia.

La amarga proscripción y la tristeza
en su alma abrieron incurable herida;
es un anciano, y lleva en su cabeza
el polvo del camino de la vida.

Ve del mundo las fieras tempestades,
de la suerte las horas desgraciadas,
y pasa, como Cristo el Tiberíades,
de pie sobre las horas encrespadas.

Seca su llanto, calla sus dolores,
y sólo en el deber sus ojos fijos,
recoge espinas y derrama flores
sobre la senda que trazó a sus hijos.

Me ha dicho: «A quien es bueno, la amargura
jamás en llanto sus mejillas moja:
en el mundo la flor de la ventura
al más ligero soplo se deshoja.

»Haz el bien sin temer el sacrificio,
el hombre ha de luchar sereno y fuerte,
y halla quien odia la maldad y el vicio
un tálamo de rosas en la muerte.

»Si eres pobre, confórmate y sé bueno;
si eres rico, protege al desgraciado,
y lo mismo en tu hogar que en el ajeno
guarda tu honor para vivir honrado.

»Ama la libertad, libre es el hombre
y su juez más severo es la conciencia;
tanto como tu honor guarda tu nombre,
pues mi nombre y mi honor forman tu herencia.»

Este código augusto, en mi alma pudo,
desde que lo escuché quedar grabado;
en todas las tormentas fue mi escudo,
de todas las borrascas me ha salvado.

Mi padre tiene en su mirar sereno
reflejo fiel de su conciencia honrada;
¡Cuánto consejo cariñoso y bueno
sorprendo en el fulgor de su mirada!

La nobleza del alma es su nobleza,
la gloria del deber forma su gloria;
es pobre, pero encierra su pobreza
la página más grande de su historia.

Siendo el culto de mi alma su cariño,
la suerte quiso que al honrar su nombre,
fuera el amor que me inspiró de niño
la más sagrada inspiración del hombre.

Quisiera el cielo que el canto que me inspira
siempre sus ojos con amor lo vean,
y de todos los versos de mi lira
estos dignos de su nombre sean.

Autor: Juan de Dios Peza (México)

Buscar  poemas para el día del padre: http://rubensada.blogspot.com.ar/search/label/POEMAS%20DIA%20DEL%20PADRE

Anuncios

Llamamiento internacional a plantar un árbol (Poesía ecológica)

poesia ecologica, poema, plantar árbol, medio ambiente, ruben sada,

Cuadro “Hilera de árboles”de Rubén Sada.
Publicado en la Antología
QUEHACER ECOLÓGICO 

Llamamiento internacional a plantar un árbol

Si ya tienes un hijo, o escribiste algo
ahora te tocará plantar un árbol.
Planta un árbol estimado hermano,
hazle al Planeta el mejor regalo.
Hazlo si vives en la ciudad o en el campo,
plántalo en la pradera, o al borde de un lago.
Hazlo, hermano, y luego de plantarlo
cuídalo como a un niño en tu regazo.
Al que te dice que ese trabajo es vano
no le prestes atención, no le hagas caso.
Quizás cavar el pozo sea pesado
pero créeme que serás recompensado.
Riégalo con fe, que crecerá muy alto,
protégelo y cuida que nadie le haga daño,
hazlo con pasión y con mucho cuidado,
utiliza buenas semillas o un brote sano.
Toma la pala, haz el pozo, y ¡plántalo!
Ayuda a hermosear el terreno devastado.
Hazle un cantero, rodeándolo de pasto,
y para que crezca derecho ponle un palo.
Tal vez tarde en crecer algunos años,
siendo mientras hogar de muchos pájaros
que un nuevo día de vida te habrán anunciado.
Toma hoy la decisión, y ¡hazlo!
Tendrás el placer de ver que lo plantado
es el trabajo de tus propias manos,
e irás viendo logros y muchos resultados.
Ayudarás a filtrar el aire contaminado,
y del calentamiento global que causa daño
ayudarás a atenuar el duro impacto.
Te dará fresca sombra en el verano
y reposarás para descansar del trabajo
cuando dormites bajo su copa recostado.
Y cada otoño tu jardín será dorado
y en invierno su leña te habrá calentado.
En primavera su belleza cubrirá el prado.
Tal vez sus frutas te habrán alimentado
o algunas de sus flores habrás cortado
para adornar la tumba de algún ser amado.
Su madera será tu compañera a tu lado
cuando te halles tú en la tumba sepultado.
Míralo fijo, como un enamorado
con el placer con el que miras un cuadro
observa cómo crece, palmo a palmo
y maravíllate de lo que has logrado.
Pronto tus vecinos se habrán contagiado,
y todos querrán tener su propio árbol.
Si 5000 millones de humanos
plantaríamos cada uno un árbol
el aire del Planeta no se calentaría tanto.
Ayudaríamos a miles de inundados
para que su ciudad no se siga anegando.
Los árboles han vivido antes que tú,
y su sabiduría proviene del pasado,
y seguirán aquí cuando tú te hayas marchado.
Disculpa que este poema es medio largo,
pero escúchame bien: te diré algo:
Mi prédica ecológica será un verso alado
que dará la vuelta al mundo gritándolo,
para que dejen de proliferar bosques talados
y que los complejos ecosistemas no sufran tanto,
y en el futuro de tus hijos no reine el llanto.
Quisiera ver este poema convertido en un canto
un llamamiento internacional a plantar un árbol.

Copyright © Rubén Sada

Poema tomado desde el sitio:
http://rubensada.blogspot.com.ar/2007/08/llamamiento-internacional-plantar-un.html