¿Quo vadis humanĭtas?

contaminación, derrames, petróleo,

¿Quo vadis humanĭtas?

¿Quo vadis humanĭtas,
que estás yendo para atrás?
Tu historia se encuentra escrita
con escarlata crueldad.

El bosque ya se marchita
por proyectos de maldad.
Decisiones inauditas
no lo han de reforestar.

Especies que se lapidan,
menos biodiversidad.
Cuidados que se invalidan
y crece la gran ciudad.

El aire está disoluto,
poluta es su calidad.
El mar se muestra de luto,
el petróleo es su ruindad.

¿Adónde vas, tan enjuto?
Ojalá no sea a la MAD.
¡Detente por un minuto
y vístete de piedad!

Piensa un poco dónde habitas,
luego no habrá vuelta atrás.
Las conductas, si malditas,
no rehabilitan jamás.

Cuida el agua, aire, tierra…
¿Dónde habrás de continuar?
¡Termina esta sucia guerra!
¡Ámalos y ponte a actuar!

Su destrucción no permitas,
el colapso has de evitar.
¿Quo vadis humanĭtas?
Si no existe otro lugar.

Copyright © Rubén Sada (Publicado en Antología QUEHACER ECOLÓGICO, 2013)

Anuncios

MANCHA EN EL PULMÓN (Soneto ecológico de Rubén Sada)


Imagen

MANCHA EN EL PULMÓN (Soneto ecológico de Rubén Sada)

Es tanto gris fumado, tanto esmog ,
y carbón que ennegrece tu saliva,
que tenés una mancha en el pulmón
y transmuta tu piel en carne viva…

Es tanto uranio, tanta radiación
propagados por atómicas ojivas,
y megaminería de ambición
que vuelven agua santa en agresiva…

Que tu alma se torna vengativa,
y escudás tu bondad con destrucción.
Tonos verdes teñidos de marrón

y cerúleos, de rojos homicidas,
van pintando la mancha corrosiva
que impide respirar a tu pulmón.

Copyright © Rubén Sada (Publicado en Antología QUEHACER ECOLÓGICO, 2013)

APÓSTROFE AL ECOCIDA

APÓSTROFE AL ECOCIDA

(Al estilo del “Apóstrofe” de Almafuerte)

Empresario sin conciencia que intoxicas con demencia,
infectando con vehemencia cauces, ríos de agua pura,
sometiendo en ecocidio a la natura,
con descaros de locura.
¡Sinvergüenza sin vergüenza!
Tu conducta me repugna, tu insolencia me apostrofa,
tu propósito está en pugna con los niños y se mofa
de cualquier generación que venga atrás.
Has transado con la usura extinguiendo a las criaturas.
Has cubierto los espacios de cianuro y de basura,
de mercurio.
Provocaste gran perjurio y la ruptura
del entero ecosistema en el que están.

Fratricida disfrazado de filántropo honorario,
cuya máscara es la fuente de trabajo que generas,
un destajo que emponzoña las riberas
de mil químicos, de roña, de carroña y de tu lastre,
superando el cruel ‘desastre de Bhopal’.
Tus empresas que no alcanzan a pagar mísera fianza
por los daños al planeta que originas. Asesinas,
con la firma en los contratos
cuya alianza es con la muerte
y el maltrato a los estratos y a la mar.
Asfixiando toda suerte, te diviertes
siendo el ‘Príncipe del Mal’.

Homicida ataviado de magnánimo, de señor
noble y pulcro,
sabio y culto a la vista de los medios,
mas tu predio lleno está de la inmundicia,
por firmar con avaricia
la sentencia que suprime la clemencia hacia los mares,
la piedad
hacia los hielos, los suelos y los cielos,
y asociarte a funcionarios más matones que un sicario
para luego hacer bandera de tus dígitos bancarios
y tal cual un dinosaurio
devorarte a los demás.

Ecocida pestilente más infame que Mengele,
despreciable matricida impenitente
que mancillas con derrames
los translúcidos vernáculos antárticos,
desde el trópico hasta el ártico,
no importándote el siniestro de este porvenir funesto:
Para ti: ¡Castigo eterno, por faltarte humanidad!
Y a tus socios del gobierno
que proveen complicidad,
aversión en el averno, queja eterna, llanto eterno
por los siglos de los siglos y hasta el fin de los milenios,
¡por los niños que vendrán!

Autor: Rubén Sada.

Publicado en la Antología QUEHACER ECOLÓGICO

(Ediciones Independientes Rubén Sada 2013)

contaminacion agua DOCU_GRUPO Smoke billows from a cement plant on the outskirts of Baokang