CALLES MALDITAS

desigualdad social, hambre, pobreza, marginación, desnutrición
Aumenta la desigualdad social en Buenos Aires, como así también en el resto del mundo

Calles malditas

Derrapo errante por malditas calles
donde la muerte ríe y hace alarde.
En tu metrópoli de negras tardes,
la parca pacta, buscando impactarme.

Me marean tus gritos y me aturden
tus sirenas por auxiliar a alguien,
cuando miles podrían hoy salvarse
con una firma de tus gobernantes.

Ronda la muerte en sucios basurales,
y en lagrimales con miradas de hambre.
Tus baches homicidas me distraen,
y el estrés, presión cardíaca me trae.

¿Por qué me matas, bendita Buenos Aires?
Sigues tiznando tus aguas y tus gases.
Tu megalópolis, jactancia del grande
crea calles malditas que se expanden.

©Rubén Sada.
Poema incluido en el libro “POESÍA ANTISISTEMA”.

http://rubensada.blogspot.com/2013/11/calles-malditas.html

UNA HISTORIA



UNA HISTORIA
Un hombre.
Una mujer.
Una mirada.
Una flor.
Una caricia.
Un beso.
Una ilusión.
Un príncipe azul.
Una bella princesa.
Una promesa de amor.
Una pasión.
Un casamiento.
Un hogar.
Un empleo.
Un ama de casa.
Una madre.
Un padre.
Un televisor.
Una rutina que marchitó a la flor.
Una discusión.
Una traición.
Un grito.
Un altercado.
Un cuchillo.
Un forcejeo.
Un tajo.
Un charco.
Un patio.
Una soga.
Un árbol.
Un salto.
Una razón.
Una pena.
Una historia.

© Rubén Sada – ‎21‎ de ‎febrero‎ de ‎2012

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/una-historia.html

ATROPELLO JURÍDICO

poema divorcio

ATROPELLO JURÍDICO

“Tú [eres] mi mujer, aunque lo niegue el juez”. 
(Ricardo Arjona)

Treinta años probaron nuestro amor
testeados en control y auditoría.
No puede abolir Su Señoría
lo que el alma tanto tiempo acunó.

En complejas cuestiones del amor,
no puede algún juez dictar sentencia.
Y no tiene la justicia ingerencia
en asuntos que rige el corazón.

No existe todavía ley ni ciencia
que dicte la condena del sentir.
Jamás mi alma se alejará de ti
por más que no tuviera tu presencia.

No entiendo esta decisión fatídica,
si tanto te amé como un adicto,
si la separación es veredicto,
podría ser aberración jurídica.

Aún si hubiera fallo de divorcio
no tiene el extraño atribución
de ordenar nuestra disociación,
de alianzas que hicimos en consorcio.

Y ¡qué atropello jurídico sería
un divorcio de nuestro cuerpo y bienes!
Pues si aún la muerte sobreviene
conmigo y para siempre tú estarías.

Copyright © Rubén Sada.
Publicado en el libro “Sólo para ella – Poesía en 3D”

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/atropello-juridico.html

HUNDIDO Y CON ZAPATOS DE CEMENTO

HUNDIDO Y CON ZAPATOS DE CEMENTO

“Hundido en el horizonte soy polvareda que al viento va”. 
Zamba de mi esperanza – Luis Profili

Presumo que te perdí pues no tengo tu presencia,
y me hallo solo en mi ausencia, pues por ti siempre viví.
Me quemé a fuego lento, caminando lentamente,
arrastrando todo el peso de zapatos de cemento.

Estos pesados zapatos que arrastro desde el pasado
me han mantenido anclado a ti y tu bello retrato.
Hoy me siento empantanado a riesgo de estar hundido,
tengo mi espíritu herido, mi corazón quebrantado.

La promesa de los años siempre fielmente cumplí,
con los principios que en mí, de niño se han implantado.
Hoy, la muerte a cada rato, me muestra su rostro feo,
la esquivo como en rodeo y de huir de ella trato.

Quiero llegar al momento ‘confesando que he vivido’,
total, ya lo construido me permite irme contento.
Los zapatos de cemento me sacaré y ya descalzo,
podré hacer frente al cadalso cuando ya no tenga aliento.

Me niego a dejar de amar, me rehúso, me rebelo,
sentirme amado es provecho y de vital necesidad.
Pero hoy me siento deshecho, comprobando que no hay tiempo,
y un bendito salvavidas mi brazo quiere aferrar.

Aquí estoy, empantanado en polvorienta ‘tristoria’
que da vueltas como noria y me tiene abandonado.
El día menos pensado se abrirá mi jaula, y libre
podré atravesar el viento que en el presente es vedado.

Me elevaré así, liviano, por los cielos espejados,
tan blancos y azules claros, de un horizonte lejano.
Mas, hoy, en último intento, aún hundido o enterrado,
a mis pies quiero sacarles los zapatos de cemento.

© Rubén Sada 4-03-2012

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/hundido-y-con-zapatos-de-cemento.html

Hombre descartable

hombre descartable


Hombre descartable

No seré para ti, un hombre descartable,
a quien olvidarás cuando tú te lo decidas.
No seré en tu canasta un producto desechable,
que te sirve, y luego que usas, tiras.

No seré para ti, un hombre descartable,
un muñeco de nieve, que en tu calor se desarme.
No seré a quien uses, y cuando estés cansada, descartes,
no podrás de tu piel jamás quitarme.

No creas que en tu fuego sería yo un papel que arde,
o un helado que derrites, cuando ávida lo lames.
No haré el papel de débil, ni de frágil, ni cobarde,
ni esperes que por ti, más lágrimas derrame.

No seré para ti, un hombre descartable,
pero si hoy me usas, y luego me desprecias y me tiras,
seguro habrá otra que me halle formidable, pues…
“Lo que arrojas al tacho siempre alguien lo recoge y lo recicla.”

Copyright © Rubén Sada.
Publicado en el libro “Sólo para ella – Poesía en 3D”

http://rubensada.blogspot.com/2013/07/hombre-descartable.html